lunes, 27 de diciembre de 2010

Kundalini

Kundalini consiste en iluminación, manifestación y liberación.
Kundalini es la energía de nuestra alma.
Kundalini es la energía de la consciencia, la consciencia del ser superior, es la emanación de nuestra infinidad, es la energía del cosmos dentro de cada individuo, es nuestra energía creativa.
El Kundalini se imagina como una serpiente enrollada adormecida en la base de nuestra columna, es la energía adormecida dentro de nosotros mismos que expande nuestra consciencia, es la grandeza de la cual todos somos capaces.

No podemos vivir sin un flujo constante de energía Kundalini, la diferencia está en la cantidad de flujo.

Cuando hay un flujo abundante nuestra mente despierta de su larga siesta, dejamos de vivir en realidades imaginadas, nos cometemos a nuestro propósito y nuestro servicio y disfrutamos de los abundantes placeres de la vida.
Una nueva claridad expande nuestras percepciones. Entendemos el efecto y el impacto de una acción antes de realizarla. Tenemos la opción para decidir si actuamos o no, la consciencia trae opciones y las opciones proveen libertad.
Cuando el sistema glandular está activado y el sistema nervioso es fuerte la energía de los dos sistemas se une para crear un movimiento o flujo del fluido espinal una sensitividad en nuestros nervios, el cerebro en su totalidad recibe señales y las integra.
Nos hacemos conscientes de nuestras capacidades creativas y nuestro calibre radiante. Nos hacemos conscientes de nuestra relación finita con el infinito. Kundalini hace posible que en nuestra calidad de humanos con identidades finitas nos relacionemos con nuestra identidad infinita.
La energía Kundalini es liberada desde el centro umbilical, se alza hacia el chakra de la corona en la cima de la cabeza. La energía entonces desciende hacia abajo por los chakras hacia la base de la columna. Despues de alcanzar el chakra raíz vuelve al centro umbilical.
El ser testigo de la realidad del poder ilimitado que es la esencia de nuestra alma.
Los chakras se abren en el descenso, a medida que los chakras se abren, nuestra esencia se consolida en nuestro carácter, nuestros obsequios son integrados en nuestro comportamiento y acciones.
Nuestros talentos se convierten en una parte práctica de nuestra vida humana.
El descenso del Kundalini es el despertar de nuestro potencial, es cuando introducimos la consciencia del poder ilimitado del ser superior, en las actividades de nuestra vida diaria.