sábado, 29 de octubre de 2011

La Selenita

Selenita (en griego, Selene, "Luna"), es una variedad del mineral yeso en forma de cristal transparente o de masas cristalinas.

Se llama así, porque según una leyenda de Europa central, los cristales se forman en luna creciente. Se pueden encontrar cristales de selenita enormes en geodas o rocas huecas. Es una variedad del sulfato de cal, es sulfato de calcio hidratado, un mineral muy común en rocas sedimentarias.

Es incolora, blanca, a veces con lustre perlado o satinada, y de varias tonalidades.

Está asociada al agua, el componente más presente en su estructura.


La selenita es uno de los primeros minerales en formarse por la evaporación del agua marina en los lagos y mares cerrados.

Las planchas extensas y transparentes de selenita pueden dividirse en placas transparentes muy finas que en la antigüedad sustituían al vidrio; estas placas eran llamadas en la antigua Roma lapis specularis.

Metaforiacamente la llaman "sal de la Tierra". Se distingue de los demás minerales por su suavidad, es de una transparencia especial, fina, estriada, y muy delicada´.

Propiedades:


Como propiedades más relevantes la selenita aporta sentimientos de bienestar y optimismo. Es relajante y se recomienda a personas que padecen angustias y ansiedad, pues aporta tranquilidad y capacidad para solucionar problemas y afrontar nuevos retos. Combate la tristeza y la melancolia. Se recomienda como amuleto en la toma de decisiones cruciales. Aporta la faculta de ver las cosas con claridad, convirtiendo a su portador en un buen consejero.


A nivel físico, estimula el funcionamiento del aparato digestivo, combate la halitosis, desintoxica células, abre el apetito, tonifica los músculos, protege los huesos y mejora las úlceras. Es beneficiosa para tratar enfermedades que afectan el aparato respiratorio, neutraliza el envenenamiento por mercurio de las amalgamas dentales, invierte los efectos de los radicales libres.


A nivel espiritual, establece un puente para que las frecuencias más elevadas del espítitu y de la luz para que puedan manifestarse en los planos más sutiles de la materia, es usada también en meditación como herramienta de transformación debido a sus capacidades de conexión. La selenita como piedra lunar, posee todas las propiedades de las piedras llamadas de la luna: es de gran ayuda para todos aquellos sanadores que practican la visión aural y su diagnostico orientativo a pacientes.


También se le conoce como "El cristal de los Angeles".


Si crees que lo necesitas, prueba un tratamieto con ella y siente sus efectos...........