sábado, 21 de mayo de 2011

Danza con tus manos.


Sientate en silencio y permite que tus dedos tengan su propio movimiento.
Siente el movimiento desde adentro.
No intentes verlo desde fuera, así que mantén los ojos cerrados.
Permite que la energía fluya más y más a tus manos.
Las manos están profundamente relacionadas con el cerebro:
-La mano derecha con el lado izquierdo del cerebro y
-La mano izquierda con el lado derecho del cerebro.
Si a tus dedos se les permite libertad total de expresión, se descargan muchas, muchas tensiones acumuladas en el cerebro.
Esa es la manera más fácil de liberar el mecanismo cerebral, sus represiones, su energía almacenada.
Tus manos están perfectamente capacitadas para hacerlo.
A veces encontrarás que la mano izquierda está levantada, y otras veces la derecha.
No impogangas un patrón: cualquiera sea la necesidad de la energía, cobrará esa forma.
Cuando el izquierdo del cerebro quiere liberar energía, cobrará una forma.
Cuando el lado derecho está muy cargado con energía, entonces el gesto será diferente.
Puedes convertirte en un gran meditador a través de los gestos con las manos.
Así que permaneciendo sentado en silencio, Juega, deja que las manos se muevan por sí solas y
te sorprenderás, es mágico.
No es necesario brincar y trotar y hacer mucha meditación caótica.
Las manos serán suficientes.